Un nuevo concepto de Inteligencia de los Territorios y Ciudades

 

La ciudad inteligente debe dotar al territorio urbano y rural con atributos de vida. Los diversos desastres ambientales –inundaciones, sequías, etc.- y la contaminación del aire, ríos y acuíferos son algunos de los problemas generados por un desarrollo urbano que no está alineado con la inteligencia de la naturaleza y que está destruyendo el soporte de nuestro bienestar. Como señala Prashant Dhawan, eso no es inteligente y no podemos seguir haciéndolo.

La inteligencia del territorio se debe conectar con el origen de la vida: la naturaleza. Las siguientes son algunos argumentos que justifican la  importancia de la naturaleza  para el diseño, planeación y gestión de las ciudades:

  1. “Las ciudades son una creación del hombre relativamente nueva; los bosques y selvas han existido durante millones de años después de haber enfrentado los mismos desafíos ambientales que una ciudad ubicada en la misma región biológica.
  2. El ecosistema de los bosques y selvas se componen de una gran diversidad de formas de vida integradas a través de redes interconectadas e interdependientes, pero altamente descentralizadas y autónomas porque cada forma de vida tiene sus propios procesos y maneras de adaptación.
  3. Esta interdependencia implica que toda la vida de los bosques y selvas está conectada y la biosfera sea un sistema perfecto, interdependiente e interconectado, que no tiene límites fijos o silos. Una ciudad sólo ocupa un área definida por el control administrativo, de una biosfera continua y no dividida. Esto implica que los límites de la ciudad deben ser vistos con propósito de conectarse con la red natural más grande, y a la biosfera a la que pertenece.
  4. El pensamiento de los planeadores del territorio debe pasar de un enfoque lineal, mecanicista y reduccionista sobre el funcionamiento de las ciudades a un pensamiento que comprenda la interdependencia evolutiva y activa entre la naturaleza  y los espacios urbanos.
  5. Los planeadores del territorio deben tener conocimientos técnicos y profundos de los ecosistemas y sobre el terreno sobre el que se desarrollan las ciudades y asegurar que los sistemas urbanos estén diseñados en alineación con los sistemas intrínsecos ya existentes de la naturaleza. Cualquier sistema urbano que no esté alineado con la naturaleza, no será sostenible o se romperá.

Por Marco Peres Useche

Director del Observatorio de Sociedad, Gobierno y Tecnologías de la Información de la Universidad Externado de Colombia  y Director de Territorio Data .   @elciudadano_par